La herencia de la salud bucal y nuestros consejos para mejorarla.

mar 30, 2017
admin

 La Salud Bucal Deficiente De La Madre Puede Afectar La Salud Bucal Del Niño A Largo Plazo Clínica El Quirinal

Recientes investigaciones realizadas en Nueva Zelanda nos revelan que una madre con problemas de salud bucal puede estar dejando un legado doloroso a sus hijos.

El estudio realizado por Journal of Dental Research tras 27 años de observaciones y pruebas, sugiere que las madres con una higiene bucal deficiente son susceptibles de tener hijos que en su edad adulta pueden desarrollar sus mismas patologías.

Los estudios reflejan que en 1972 nacieron 1000 niños en Nueva Zelanda. Fueron examinados cuando tenían 5 años y de nuevo a los 32 años. Cerca de la mitad (45%) de los niños cuyas madres autoevaluaron su salud bucal como “muy mala” presentaron caries severa; además, 4 de cada 10 participantes presentaron perdida dental cuando fueron adultos. Los investigadores teorizaron que la combinación de factores genéticos compartidos y factores de riesgo ambientales que afectan la salud bucal, incluyendo el estatus socio-económico, actitudes, creencias y conocimiento de salud bucal, son pasados de la madre al hijo.

Los científicos insisten en que es importante para las madres visitar al dentista regularmente y educar a sus hijos en relación a prácticas correctas de salud bucal.

Desde la Asociación Americana aconsejan a los padres enseñar a los niños la importancia de la higiene bucal. Esos hábitos adquiridos en una pronta edad contribuirán a una buena salud general.

Desde la Clínica Dental El Quirinal uno de nuestros primeros consejos es que cuando aun son bebés  se realice una limpieza con una gasa limpia y húmeda después de cada comida.

Cuando los dientes comienzan a aparecer, cepillarlos con un cepillo dental para niños, enjuague con agua y uso del hijo dental cuando al menos dos dientes estén en contacto.

Una de las preguntas más frecuentes que recibimos en nuestra consulta es cuál sería la edad aconsejable para que los niños comiencen a hacer visitas regulares a nuestra clínica. Nosotros siempre aconsejamos que en el momento que el niño cumpla dos años  de vida.

A la edad de seis o siete años los niños deberían ser capaces de cepillar sus dientes dos veces al día, a pesar de que es necesaria su supervisión hasta aproximadamente los 10 u 11 años, para garantizar que realizan un cepillado minucioso. Considerando que cada niño es diferente, su dentista puede ayudarle a determinar si el niño esta cepillando y utilizando el hilo dental adecuadamente.

Los adolescentes pueden necesitar refuerzos acerca de las prácticas de buena higiene bucal, la importancia de chequeos dentales regulares y escoger alimentos y bebidas nutritivas; así como el beneficio de utilizar enjuagues bucales y el riesgo que supone fumar o el uso de piercings.

Para más información en los tópicos de salud bucal que afectan tanto a la madre como a los hijos, se puede visitar www.ADA.org.